Trágico 8 de Marzo en Guatemala.

            Las personas que formamos parte de Acción en Red nos hemos sentido especialmente conmovidas por la noticia de la muerte de una treintena de niñas en Guatemala, abrasadas cuando protestaban por los abusos y malos tratos sufridos en el Centro de Acogida para Jóvenes en el que residían. Acción en Red, a través de su grupo intercultural de mujeres Caminando Juntas hacia la Igualdad y del Programa de Formación para Jóvenes, viene desarrollando el proyecto Ni una Niña sin Educación que reclama el ejercicio del derecho a la educación para las niñas en igualdad de condiciones. Este proyecto ha conseguido reunir los recursos económicos suficientes para becar los estudios de cuatro niñas de 13 a 14 años de la comunidad indígena Tzutujil de Guatemala, y de seis niñas de edades similares del campamento de refugiados de Daadab en Kenia.

                La actividad de Acción en Red no se ha limitado a recaudar fondos a través de numerosas actividades. Las jóvenes estudiantes del Programa de Formación, han mantenido durante este curso una correspondencia personal con todas ellas a fin de establecer lazos de amistad y cooperación entre ellas, triangulando tres continentes para la exigencia del derecho a la educación y una vida sin violencias de las niñas y mujeres.

                De ahí nuestra especial vinculación con las niñas y jóvenes de Guatemala. De ahí nuestro gran dolor y también nuestra solidaridad con las niñas y jóvenes que han dado su vida, en otro 8 de marzo que nunca olvidaremos, por su dignidad como mujeres y personas.

                Por nuestra estrecha relación con Riixin Tnamet, la ONG que en Guatemala se encarga de coordinar los recursos para los estudios de las niñas Tzutujil, hemos dirigido el siguiente mensaje a su Directora, Leticia Toj.

Estamos conmocionadas y conmovidas por la noticia que acabamos de escuchar de vuestra tierra, donde una veintena de niñas han muerto quemadas vivas al denunciar los abusos de todo tipo que sufrían en el Centro de Menores donde, precisamente, estaban acogidas para librarlas de otras situaciones de violencia. Lo hicieron el 8 de Marzo, acogiéndose a una fecha que es sagrada para las mujeres, pensando que así por fin serían escuchadas después de muchas denuncias que cayeron en saco roto. Murieron sin saber que rememorarían la muerte, también quemadas en su mayoría, de las trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York el 8 de marzo de 1857.

Queremos transmitiros toda nuestra solidaridad por este nuevo, terrible y duro golpe contra la libertad, la dignidad y la vida de las mujeres. Queremos unirnos a vuestro dolor, pero sobre todo a vuestra rabia y a vuestra decisión, estamos seguras, de denunciar esas situaciones de violencia contra las mujeres y las niñas que no cesan, y de no parar hasta que los culpables, directos e indirectos, sean castigados.

Es paradójico que reclamando el derecho a la educación de las niñas, sea un ámbito educativo y de acogida el que genere acoso y muerte. Estos actos no pueden quedar sin respuesta. Contad con nuestra solidaridad total.En el acto que las mujeres de Caminando Juntas Hacia la Igualdad y otros grupos de chicas jóvenes y mujeres celebraremos el domingo 12 de marzo para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres, dedicaremos un espacio a recordaros, para guardar en nuestra memoria a esas veinte niñas y jóvenes mujeres que han muerto el 8 de Marzo de 2017 para defender su dignidad y su derecho a estudiar siendo respetadas.

 

No se admiten más comentarios